Connect with us

Latinos

El régimen de MADURO no pagó las VACUNAS contra el coronavirus del plan Covax

Jarbas Barbosa, subdirector del organismo continental, informó que están en negociaciones con el mecanismo porque Venezuela ya debió haber abonado y no lo hizo. Tienen reservadas entre 1,4 y 2,4 millones de dosis de AstraZeneca/Oxford

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo este miércoles que está en conversaciones con el mecanismo Covax para que se le otorgue a Venezuela un plazo mayor para pagar las vacunas contra el COVID-19 que tiene reservadas.

“Estamos en negociaciones con el Covax porque Venezuela ya debió haber hecho el pago, pero debido a la difícil situación de Venezuela, se está demorando más”, señaló Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Y estamos pidiendo que el Covax tenga un cronograma flexible para recibir el pago cuando esté disponible, y que mantenga a Venezuela como país autofinanciado en el mecanismo”, dijo a periodistas.

El Covax, codirigido por la OMS, la Alianza para las Vacunas Gavi y la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (Cepi), fue creado en junio pasado para garantizar un acceso rápido y equitativo a las vacunas contra el COVID-19 en todo el mundo.

Venezuela está entre los 37 países de Latinoamérica y el Caribe que recibirán vacunas anticovid a través del Covax. Pero no califica entre las 10 naciones que obtendrán las inmunizaciones sin costo debido a su condición económica o el tamaño de su población, según informó la OPS.

Paolo Balladelli, jefe de la misión de OPS/OMS en Venezuela, dijo la semana pasada que, en el marco del mecanismo Covax, Venezuela tiene reservadas entre 1.425.000 y 2.409.600 de dosis de la vacuna anticovid de AstraZeneca/Oxford “que llegarían al final de febrero”.

“Es imprescindible contar con el apoyo de todas las fuerzas y proceder al pago hasta el 9 de febrero”, tuiteó el 2 de febrero Balladelli.

Este miércoles, Barbosa dijo que esa fecha límite era para los países subvencionados, que debían presentar su plan nacional de vacunación para que la OPS evalúe si están listos para recibir las dosis.

“Este no es el caso de Venezuela”, indicó Barbosa sin aclarar cuándo se venció la fecha de pago al Covax para este país sudamericano.

La OPS no contestó de inmediato una consulta de la AFP sobre el monto que debe pagar Venezuela al Covax para asegurarse las vacunas.

El régimen de Venezuela encabezado por Nicolás Maduro no tiene acceso a las reservas del país en el extranjero, cuyo control recae en el líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino del país por medio centenar de países.

La OPS ha dicho que ambas partes, y muchos actores internacionales, “trabajan arduamente para lograr el acceso a las vacunas” en Venezuela.

Otrora una potencia petrolera, el país atraviesa una aguda recesión desde hace siete años, con una galopante inflación en los últimos tres.

El régimen de Maduro reporta más de 130.000 contagios de COVID-19 acumulados desde el inicio de la pandemia hace un año y 1.240 muertes, pero organizaciones como Human Rights Watch consideran poco creíbles estas cifras.

Enfoque Now es una plataforma digital dedicada a conectar e informar a la comunidad latina acerca de los acontecimientos que suceden a nivel local e internacional.

Latinos

Dos cirujanas detenidas, desnudadas y esposadas en hospitales militares de Venezuela

Dan órdenes, sean activos o retirados de cualquier componente de las Fuerzas Armadas. Pretenden imponerse por encima de protocolos de seguridad, de recomendaciones médicas, de la asignación de personal. Todo con la excusa de la revolución

La presencia de los militares en todas las instancias públicas del país pasó de ser intromisión para convertirse en un peligro para la población, cuando se trata de la administración de salud. Aunque ya no son ministros ni presidentes del Seguro Social, los militares siguen metidos en el área de Salud, lo que le permite a un sargento dar órdenes a profesionales de la medicina, como ocurre en el Hospital Calles Sierra del estado Falcón.

Es la herencia que dejó Hugo Chávez desde que nombró, como Ministro de Salud, al Mayor General Jesús María Mantilla Oliveros (2007-2009), al general (Ej) Carlos Alberto Rotondaro Cova (2009-2010), le siguió el coronel (Av) Luis Reyes Reyes (febrero a mayo 2010), después la coronela (Av) Eugenia Sader Castellanos (2010-2013), quien dejó una vergonzosa estela de corrupción, aunado a que también los militares controlaron durante años el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

Los militares dan órdenes, sean activos o retirados, sean de la Guardia Nacional o de la Guardia del Pueblo o cualquier componente, pretendiendo imponerse por encima de protocolos de seguridad, de recomendaciones médicas, de la asignación de personal. Todo con la excusa de la revolución. Esa acción es más perversa aún si quien lo hace pregona estar amparado por altos funcionarios militares, del Ministerio de Salud y del Seguro Social.

Un hecho significativo sucede con Joelvic José Delgado Colina, Sargento Primero retirado de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), y quien así se presenta para presionar o amenazar. Es el encargado de la vigilancia del Hospital Tipo III “Dr. Rafael Calles Sierra”, perteneciente al Instituto venezolano de los Seguros Sociales, ubicado en Punto Fijo, estado Falcón.

El cargo de Delgado Colina está adscrito a la Dirección General de Prevención y Control de Pérdidas (PCP) del Seguro Social, y publica ser Jefe de la ZISS Falcón (Zona Integral de Seguridad de la Salud) en el IVSS, desde donde se dedica a perseguir a mujeres médicos de ese Hospital, sin que ninguna autoridad del Hospital o del Seguro dé la cara por ellas, víctimas de un individuo misógeno cuando de mujeres profesionales se trata.

Con la excusa de ser chavista y revolucionario, el funcionario de vigilancia, quien vive en Punta Cardón, Punto Fijo, municipio Carirubana, y tiene adscrito un Centro de juegos y Apuestas, violenta las normas de la institución hospitalaria, los protocolos de seguridad, lo que ha llegado a convertirse en un grave riesgo de muerte para pacientes, personal del Hospital y población en general, porque Joelvic Delgado dispone el ingreso discrecional de familiares y amigos, así como ordena que sean hospitalizados pacientes en zonas de COVID, que no cuenta con las camas requeridas debido al alto número de contagiados que hay en la península de Paraguaná.

PRESAS Y SIN DEFENSA

El 24 de abril del año pasado dos doctoras del Hospital Calles Sierra fueron detenidas. Con frecuencia Joelvic Delgado hacía requisas en el dormitorio, con marcada insistencia en las guardias de las doctoras a quienes vigilaba de manera sistemática. Otras veces había encontrado insumos que el personal dejaba tirados.

Ese día la emergencia del Calles Sierra estaba a reventar. Delgado Colina le dice a una de las doctoras que le abra la puerta del dormitorio y ella le responde que le dé unos minutos mientras deja a alguien para que ingrese a unas parturientas.

Cuando llega al cuarto, la doctora se da cuenta que en la puerta no hay cerradura alguna, por lo que extrañada le dice al vigilante y al otro que lo acompañaba que para qué la buscan si en esa puerta no hay cerradura. “Es que alguien debe estar presente”, le responde Delgado.

La doctora empuja la puerta y de inmediato ingresa un funcionario de la Guardia Nacional, quien entra al baño y mira rápidamente, después se sube a la cama y saca del techo una bolsa con unas ampollas. Delgado Colina, levantando la voz, pregunta qué hace eso ahí; la respuesta de la doctora es que ella viene llegando de la calle y no sabe nada de eso y se retira hacia la emergencia.

Posteriormente se presenta la Policía Nacional y cuatro de esos funcionarios escoltan a la cirujana hasta la dirección del Hospital Calles Sierra, donde hay varios guardias nacionales, Joelvic Delgado, el director Chirino Fonseca, otros médicos, quienes estaban conversando. De repente sacan a los médicos y solo quedan las dos cirujanas con los funcionarios militares y policiales. Sobre la mesa había gran cantidad de insumos médicos.

Les dijeron que las dos mujeres debían ir a la sede de la Policía Nacional a dar declaraciones, hecho que fue aceptado por los directivos del Hospital. Ya en la sede de la PNB, el comandante de esta da la orden que les coloquen las esposas a las dos mujeres médicos y las detengan, siendo trasladadas a un cuarto, donde las desnudaron para requisarlas, les quitaron las pertenecías que tenían encima, les colocaron las esposas y les tomaron fotos para reseña policial.

Ahí las cirujanas se enteraron de que quien llamó a la PNB, a la GNB y denunció fue Joelvic José Delgado Colina. Todo el día permanecieron las médicos esposadas y sentadas en unas sillas, hasta que en la noche llegó la Fiscal Superior, se hizo el procedimiento requerido, sin que hubiese pruebas algunas más que la denuncia de Delgado por lo que las dos mujeres fueron dejadas en libertad plena al día siguiente después de la audiencia.

Cuando las mujeres se reincorporan a su trabajo, Delgado Colina se dedicó a perseguirlas, a acosarlas, hasta que una de ellas decidió no seguir en el Hospital Calles Sierra.

Conecta con Enfoque Now en todas nuestras Redes Sociales:

Encuentra más notas como esta aquí: MUNDO

Sigue leyendo

Latinos

La dictadura cubana se llevó presa a la influencer Dina Stars en plena entrevista

Estaba conversando sobre la crítica situación que atraviesa su país cuando agentes del régimen irrumpieron en su domicilio: “Hago responsable al gobierno de cualquier cosa que me pueda pasar”

La dictadura cubana se llevó presa a una influencer en plena entrevista con un canal de televisión españolDina Stars, que en Twitter tiene más de 18.000 seguidores y se presenta como “una guerrera”, estaba siendo entrevistada cuando llegaron a su domicilio agentes enviados por el régimen de Miguel Díaz-Canel.

Yo hago responsable al gobierno de cualquier cosa que me pueda pasar. Me tengo que ir”, dijo en un momento del reportaje la joven cubana, ante la sorpresa de los periodistas.

¿Te van a detener?”, preguntó la conductora española, dándose cuenta de lo que ocurría. “No lo sé, me dijeron que los acompañara”, se limitó a responder Dina.

“¿Vas tu sola?”, le volvieron a consultar desde el canal de televisión y ella contestó: “No, bueno sí, mis amigos irán detrás. Me tengo que ir”.

El diálogo, que ya se hizo viral, muestra el crítico momento que atraviesa Cuba. Cualquier persona que alce la voz contra el régimen podrá ser detenido u hostigado. Y eso le pasó a Dina, quien en vivo se enteraba que la iban a llevar detenida.

En su cuenta en Twitter, expresó un rato antes de la entrevista: “Me acaban de llamar por teléfono personas del Ministerio del Interior que en su momento me citaron para ‘reunirnos’. Les dije que no, me dijeron que me iban a hacer una citación legal. En cuanto me llegue la citación, asistiré con la cabeza en alto, no tengo nada que ocultar. Los mantengo al tanto”.

Luego, manifestó: “No voy a estar en el Capitolio a las 2 PM y no estoy convocando a una manifestación. No a la violencia”.

Las cubanas buscan a sus desaparecidos

Por el momento no existe una cifra oficial de detenciones, ya que las autoridades no han difundido información, pero activistas locales han elaborado una lista provisional en la que figuran 65 nombres solo en La Habana.

En ella figuran nombres conocidos por su oposición activa al régimen como el artista Luis Manuel Otero Alcántara, el disidente moderado Manuel Cuesta Morúa o el dramaturgo Yunior García Aguilera, mientras la familia del opositor José Daniel Ferrer denunció también su desaparición en Santiago de Cuba.

Varias de las mujeres congregadas en Zanja dijeron a la agencia de noticias EFE que sus maridos, hijos e incluso algún suegro habían sido golpeados antes de ser conducidos a paradero desconocido.

Estas declaraciones, junto a videos que circulan por las redes en los que se observa represión violenta por parte de la policía cubana y agentes vestidos de civil, contrastan con la versión del régimen de Miguel Díaz-Canel, quien este lunes negó esos hechos en la televisión estatal.

Sin luz, ni medicinas, ni alimentos

Esos problemas se resumen en precariedad económica, escasez extrema y la pandemia del coronavirus en su peor momento en Cuba.

La población sufre largos cortes de electricidad y cada vez le cuesta más encontrar productos básicos, alimentos y medicinas, cuya venta se concentra además en tiendas en divisas a las que no tienen accesos la mayoría de los cubanos, que cobran sus salarios en moneda nacional.

Las acusaciones del gobernante cubano recibieron pronta réplica del secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, quien tachó de “grave error” acusar a su país de estar detrás de las protestas, a las que definió como “reflejo” de un pueblo “profundamente cansado” y de “la mala gestión y represión” de las autoridades cubanas.

“Libertad”, “Abajo la dictadura”, “Abajo el comunismo”, “Patria y vida”, “No más mentiras”, “Fuera las tiendas MLC” o “Que se vayan” fueron algunas de las consignas más repetidas en la inédita jornada, en la que se vivieron choques entre los manifestantes y brigadas de defensores del Gobierno que al grito de “Yo soy Fidel” iban llegando a bordo de autobuses a los puntos calientes de protestas.

Conecta con Enfoque Now en todas nuestras Redes Sociales:

Encuentra más notas como esta aquí: LATINOS

Sigue leyendo
Advertisement
Advertisement
TAMPA WEATHER
Advertisement
Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Tendencias