Connect with us

Ciencia

NOROVIRUS: el virus del vómito que preocupa por su alta contagiosidad

Se registró un brote en el Reino Unido tres veces más alto en número de casos que el habitual y los expertos en salud pública creen que se debe a la flexibilización de las restricciones por el COVID-19

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) definen a los norovirus como virus muy contagiosos que causan vómitos y diarrea, y advierten que cualquier persona puede infectarse y enfermarse con esta afección, al contraerlo de las siguientes maneras: a través del contacto directo con una persona infectada; al consumir alimentos o agua contaminados y/o al tocar superficies contaminadas y luego llevarse las manos a la boca sin lavárselas.

Catalogado como un “virus de los vómitos de invierno”, expertos en salud pública del Reino Unido alertaron que se registra un brote de norovirus tres veces más alto en contagiados que lo habitual. Caracterizado por generar vómitos y diarrea y ser altamente infeccioso, el mayor número de casos se observan durante la estación invernal, aunque ahora en el verano europeo las autoridades sanitarias ven con preocupación que los casos están aumentando considerablemente: el Public Health England (PHE) informó que “la vigilancia de rutina muestra que el número de brotes causados por el virus de los vómitos ha aumentado en las últimas semanas -durante el período de 5 semanas desde finales de mayo hasta julio-, particularmente en los entornos educativos de los primeros años, y que los casos están volviendo a ser prepandémicos, con altos niveles de casos en todos los grupos de edad y entornos en Inglaterra”.

El norovirus es muy infeccioso y causa vómitos y diarrea, pero por lo general desaparece en un par de días. Se transmite fácilmente a través del contacto con personas infectadas o superficies contaminadas. El mayor porcentaje de contagios se ha producido principalmente en entornos educativos, particularmente en guarderías, con muchos más incidentes reportados al organismo sanitario británico de lo que se esperaría en los meses del actual verano en el hemisferio norte. En las últimas 5 semanas, se han notificado 154 brotes, en comparación con un promedio de 53 brotes notificados durante el mismo período de tiempo en los 5 años anteriores.

El número total de informes de norovirus confirmados por laboratorio en todos los grupos de edad también ha aumentado recientemente a los niveles observados en años anteriores antes de la pandemia de COVID-19.

El profesor Saheer Gharbia, subdirector del Servicio Nacional de Infecciones, PHE , explicó: “El norovirus, comúnmente conocido como el virus de los vómitos de invierno, ha estado en niveles más bajos de lo normal durante la pandemia con menos oportunidades de propagarse entre las personas de la comunidad, pero a medida que las restricciones se han aliviado, hemos visto un aumento de casos en todos los grupos de edad”.

Los síntomas incluyen la aparición repentina de náuseas, vómitos en proyectil y diarrea, pero también pueden incluir fiebre, dolor abdominal y dolor en las extremidades. Quédese en casa si tiene síntomas de norovirus y no regrese al trabajo ni envíe a los niños a la escuela o guardería hasta 48 horas después de que los síntomas hayan desaparecido”, especificó.

Según añadió Gharbia, al igual que con el COVID-19, lavarse las manos es realmente importante para ayudar a detener la propagación de este virus, pero recuerde, a diferencia del COVID-19, los geles alcohólicos no eliminan los norovirus, por lo que es mejor usar agua y jabón.

Los síntomas más comunes del norovirus incluyen diarrea, vómitos, náuseas y dolor de estómago. Otros menos frecuentes incluyen fiebre, dolor de cabeza y dolores corporales. Estos virus causan inflamación de estómago o intestinos, denominada gastroenteritis aguda.

Por lo general, las personas presentan síntomas entre 12 y 48 horas después de haber estado expuestas al norovirus. La mayoría de las personas que presentan enfermedad con infección por norovirus mejora en entre 1 y 3 días.

Según Mayo Clinic, es importante buscar atención médica si la diarrea no se detiene en el plazo de varios días. También debes llamar a tu médico si presentas vómitos intensos, heces con sangre, dolor abdominal o deshidratación.

Y alertan: “Los signos y síntomas suelen comenzar entre 12 y 48 horas después de la exposición al norovirus y duran de uno a tres días. Se puede seguir excretando el virus en las heces hasta dos semanas después de la recuperación. Esta expulsión puede durar de semanas a meses si tienes una afección de salud subyacente”.

Al tener norovirus, una persona podría sentirse muy mal y vomitar o tener diarrea muchas veces al día. Esto puede provocar deshidratación, especialmente en los niños pequeños, los adultos mayores y las personas con otras enfermedades. Los síntomas de deshidratación incluyen orinar menos; tener la boca y la garganta secas, sentirse mareado al estar de pie, los niños deshidratados podrían tener menos lágrimas cuando lloran o llorar sin lágrimas y estar inusualmente somnolientos o molestos.

Conecta con Enfoque Now en todas nuestras Redes Sociales:

Encuentra más notas como esta aquí: CIENCIA

Enfoque Now es una plataforma digital dedicada a conectar e informar a la comunidad latina acerca de los acontecimientos que suceden a nivel local e internacional.

Sigue leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement