Connect with us

Mascotas

Limpios, ordenados y detallistas, tres características de los gatos

Las pautas de conducta estrictas de estos felinos, tanto a la hora de dormir como de higienizarse y ejercitarse, les permitieron sobrevivir con éxito al lado del ser humano

gatos limpios

La conducta del gato es digna del asombro y la admiración de los “pobres mortales humanos”. El gato tiene una organización en su vida personal, “familiar” y comunitaria muy especial.

En su vida personal, el gato, al tener marcadas pautas en su comportamiento, fácilmente adapta lo que el hombre le ofrece para tratar de cumplirlas, evitando conflictos innecesarios con sus designios ancestrales y con sus eventuales “padres o amigos de dos patas”.

De esa forma, los gatitos muy pequeños, sin ningún tipo de adiestramiento, enseñanza o entrenamiento especial, como si tuvieran costumbre de hacerlo siempre, usan la bandeja y piedras sanitarias con total soltura e idoneidad.

No lo hacen para evitar trastornos en la organización de la casa o porque quieran adaptarse a las reglas humanas de convivencia, lo hacen adaptándose a lo que el ser humano le ofrece.

No nos olvidemos de que los gatos son gatos, están felices de serlo y no quieren dejar de serlo.

Sepamos que nos acompañan con afecto y devoción porque nos identifican como gatos raros con capacidad de convivir, pero de ningún modo se transformarán ellos en seres humanos, con las probables desventajas que desde su óptica ello implique.

De ese modo, cuando usan los elementos sanitarios que les brindamos, sean estos una lata y arena o la más sofisticada bandeja y el más calificado de los elementos sanitarios comerciales, los gatos obedecen a sus pautas de comportamiento silvestre de esconder la materia fecal y de marcar su presencia en la cercanía con un ritual que, a los ojos del hombre, es meramente higiénico y complaciente.

gatos limpios

Ellos aceptan lo que les brindamos y se adaptan pero no dejan de cumplir su destino de gatos por eso.

Otra forma de comprobarlo es observando la rutina diaria de cualquier gato, sea de la raza que fuere y el origen que les plazca.

Un gato sano y bien criado es un individuo ordenado en sus costumbres: duerme como buen predador el tiempo que puede y necesita; limpia y ordena su pelo con dedicación y esmero sin apuro ni angustia; come moderadamente y juega o se ejercita siempre en forma metódica y pautada.

Hasta el contacto con nosotros obedece a una pauta de organización mental digna de los sabios griegos de la antigüedad. En el gato nada se deja para el momento que no debe ser. Todo lo que se puede hacer con sistema y método se hará y lo que se pueda ordenar se ordenará. Lo único imprevisto en la vida de este maravilloso ejemplar del ordenamiento natural es la cacería.

Lo único que no se puede ordenar o pautar es de dónde y cuándo aparecerá la presa y, en realidad, toda la vida del gato está condicionada y armada para ese sublime momento aunque los humanos, tan “civilizados y educados”, nos resistamos a pensar así del minino que nos ama, nos busca y nos necesita tanto y con tanta desesperación.

Las pautas de método y de orden son, en algunos animales, tan estrictas y perfeccionadas que han ocurrido anécdotas y sucesos que a veces resultan verdaderamente asombrosos.

gatos limpios

Tiempo atrás, antes de la irrupción masiva de los alimentos balanceados en el mercado, los gatos comían carne picada, hígado y/o bofe, según condición social, manía, educación y consejo profesional, en el mejor de los casos, de los dueños actuantes en cada caso.

Así ocurrían, en el caso de los alimentados a hígado en forma casi o totalmente exclusiva, enfermedades que hoy son históricas como, en este caso de alimentación monocorde, la calcificación de articulaciones por un exceso de vitamina A.

Lo difícil, casi imposible, era tratar de variar la dieta de estos “hepatófilos”, para salvarlos de la discapacidad absoluta.

Las más de las veces, la costumbre, la rutina, obligaba a mil trucos e inventos para tratar de superar el trance, para variar la dieta y no siempre había éxito en la empresa.

Lo mismo ocurría en los alimentados a carne, generalmente picada, cuando se cambiaba de carnicero o se variaba de corte.

En el gato la rutina y el orden son pautas primarias y que gobiernan su vida. Cualquier cambio lo acusará en su conducta y muchas veces hasta en su salud.

Nos puede parecer imposible, exagerado o descabellado; sin embargo, en la vida de los gatos sanos, física y emocionalmente, las cosas son así.

Nos guste o no nos guste, el gato continuará con sus pautas que le han dado excelente resultado y le han permitido convivir con felicidad y equilibrio hasta nuestros días.

Conecta con Enfoque Now en todas nuestras Redes Sociales:

Encuentra más notas como esta aquí: MASCOTAS

  • gatos limpios

  • gatos limpios

  • gatos limpios

  • gatos limpios
  • gatos limpios
  • gatos limpios

Enfoque Now es una plataforma digital dedicada a conectar e informar a la comunidad latina acerca de los acontecimientos que suceden a nivel local e internacional.

Mascotas

Los perros y las piscinas: 10 consejos para disfrutar a pleno y sin preocupaciones

Una veterinaria compartió las principales recomendaciones y preocupaciones para poder divertirse en la piscina con las mascotas

perros piscina

Durante el verano, a muchas personas con perros les gusta disfrutar de los mejores momentos junto a sus mascotas. Jugar en la piscina, pasear por la playa y bañarse con una manguera para refrescarse son algunas de las alternativas para los días calurosos. Para esto es necesario tener especial cuidado con la salud del can.

La veterinaria Thaís Matos, de DogHero, sugiere diez consejos para cuidar a las mascotas y que disfruten sin problemas el verano y las piscinas:

1. Atención a la salud y alimentación del perro

Es recomendable evitar alimentar a su perro antes de que ingrese a la piscina, ya que la mascota puede enfermarse e incluso tener malestar estomacal. Lo ideal es ingresar al agua tres horas después de una comida. Otra precaución esencial es analizar la salud de su perro. Comprobar si tiene gusanos intestinales, enfermedades de la piel o cualquier otra complicación de salud y, de ser así, evitar el contacto con el agua.

perros piscina

2. Cuidado con los traumas y accidentes en la piscina

Tratar que el perro se sienta muy cómodo para que pueda ingresar a la piscina como le guste, o colocarlo lenta y cuidadosamente. Muchos tutores de perros cometen el error de tirar al animal al agua, pensando que es una broma. Por el contrario, esta actitud puede generar un trauma muy grande e incluso lastimarlo.

3. Evitar quemaduras no deseadas en su mascota

Al igual que los humanos, los perros sufren del calor, suelen estar cansados y pueden sufrir quemaduras en las patas durante las horas más calurosas del día. Lo ideal es disfrutar los días de verano con en momentos en que el sol no está tan fuerte. Un consejo importante es el uso de protector solar adecuado para mascotas y aplicarlo en los oídos y el hocico para evitar quemaduras.

4. Usar protección en el perro para evitar ahogarse

Para los perros que no están acostumbrados a ingresar a la piscina, una sugerencia es colocar un collar en el pecho para que, en caso de que el animal se canse o tenga calambres, puede tirar de él rápidamente. Otra opción es invertir en chalecos salvavidas adecuados, muy similar al de los humanos.

5. Invertir en cuidado posterior a la piscina

Después de que el cachorro salga del agua, es esencial bañarlo con un shampoo adecuado para que eliminen el cloro del cabello. Secar después del baño es esencial para evitar la tiña (infección parasitaria por hongos que afecta la piel, el cabello y las uñas), la dermatitis y las alergias al cloro. También es importante secar bien las patas de las mascotas y prestar atención si hay agua en el oído, ya que esta acumulación puede generar otitis, e inflamarse el oído. Es importante secar bien los oídos y ver si tiene alguna molestia.

6. No darle agua de la piscina

Las mascotas pueden tener sed y beber agua de la piscina, pero el cloro puede generarles malestar y hacer que vomiten. Es preferible ofrecerles agua un ratito antes y así evitar un disgusto.

perros piscina

7. Asegurarse que el perro no esté cansado

Si se observa que la mascota está cansada de nadar, es recomendable sacarla del agua, ya que puede ahogarse. En ese caso es mejor que tome un pequeño descanso.

8. Cuidado con las orejas

Algunas razas de orejas grandes como Cocker Spaniel, Basset Hound, Labrador y Golden Retriever, necesitan especial atención. La humedad y el calor favorecen la proliferación de hongos y bacterias en el canal auditivo de los perros. Por eso es muy importante secar bien con algodón o gasas los oídos del animal.

9. Tener en cuenta la raza del animal

Hay razas que no pueden ingresar a la piscina, como Basset Hound, Dachshund, Shih-tzus, Bulldogs, Pugs y otros.

10. Evitar las horas de mayor exposición solar

Durante el mediodía o cuando las temperaturas son muy altas, es preferible no ingresar a la piscina y mantener al animal en lugares frescos con agua fría a su disposición. Basta colocar en su platito un cubito de hielo para que se mantenga fresquita durante toda la tarde.

Conecta con Enfoque Now en todas nuestras Redes Sociales:

Encuentra más notas como esta aquí: MASCOTAS

Sigue leyendo

Mascotas

Estados Unidos prohibirá la entrada de perros de países con riesgo de rabia

La prohibición entrará en vigor el 14 de julio y será por un año la prohibición la entrada de perros procedentes de más de 100 países

Estados Unidos prohibirá por un año la entrada de perros procedentes de más de 100 países donde la rabia sigue siendo un problema, anunciaron las autoridades.

Los perros procedentes de esos países de antemano deberán demostrar que estaban vacunados contra la rabia. La prohibición se implementará debido a un aumento en el número de cachorros a los que se les negó la entrada porque no eran lo suficientemente grandes para estar completamente vacunados, señalaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

La prohibición entrará en vigor el 14 de julio. Douglas Kratt, presidente de la Asociación Médica Veterinaria Estadounidense, celebró la decisión.

“Queremos asegurarnos de que estamos trayendo perros saludables al país, sobre todo si van a ser mascotas”, dijo Kratt, un veterinario que reside en La Crosse, Wisconsin.

La prohibición abarca a los perros que ingresan o regresan a la nación, incluidas mascotas o aquellos que son traídos para su venta o adopción. Por ejemplo, si una pareja estadounidense llevara a su perro a Belice, no podrían traerlo de vuelta a Estados Unidos a menos que el perro pase primero seis meses en un país que no tenga un alto riesgo de rabia.

Aproximadamente un millón de perros son traídos a Estados Unidos al año, y se tiene previsto que la prohibición afecte a entre 4% y 7,5% de ellos, señalaron las autoridades. Se harán excepciones para algunas situaciones, como para los perros guía o para los extranjeros que se mudan al país con sus mascotas.

La mayoría de los perros a los que se les negó la entrada recientemente venían de tres países: Rusia, Ucrania y Colombia. Pero varios rechazos más provocaron que los CDC prohibieran el ingreso de perros procedentes de todos los países donde el riesgo de rabia es demasiado alto, explicó Emily Pieracci, una experta en rabia de los CDC.

Muchos de los rechazos fueron por documentación falsa que afirmaba que los perros tenían más de 4 meses, comentó Pieracci. Los perros menores de 4 meses no pueden ingresar al país debido a que las vacunas antirrábicas no tienen efecto antes de que el perro alcance esa edad.

La rabia suele ser una enfermedad mortal tanto para perros como para los humanos, y es causada por un virus que invade el sistema nervioso central. Lo más habitual es que se propague a través de la mordedura de un animal infectado. No hay cura para ella una vez que se presenten los síntomas, pero puede prevenirse mediante la vacunación.

Los perros alguna vez fueron portadores habituales del virus en Estados Unidos, pero el tipo de rabia que generalmente circula entre los perros fue eliminada en la nación a través de vacunaciones en la década de 1970. En 1988, un nuevo tipo de rabia canina fue traída desde México. Se propagó a los coyotes salvajes y tomó 19 años eliminarla.

Los casos de esa segunda ola “ponen de manifiesto el impacto que un solo caso de rabia importada puede tener en la vida silvestre, en los animales domésticos y en la gente”, comentó Pieracci.

Se cree que la demanda de perros ha ido al alza durante la pandemia de COVID-19, debido a que los estadounidenses buscan una compañía peluda, señaló Pieracci.

Sin embargo, algunos programas de vacunación antirrábica de perros tuvieron que ser suspendidos o cancelados durante la pandemia, por lo que el riesgo de traer a un perro con rabia es mayor, añadió.

Conecta con Enfoque Now en todas nuestras Redes Sociales:

Encuentra más notas como esta aquí: MASCOTAS

Sigue leyendo
Advertisement
Advertisement
TAMPA WEATHER
Advertisement
Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Tendencias