Connect with us

Negocios

Jeff Bezos respaldó la propuesta de Joe Biden de subir impuestos a las empresas en EEUU

El CEO de Amazon dijo que es una concesión necesaria para materializar el enorme plan de infraestructura propuesto por el presidente

jeff bezos

Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo y CEO de Amazon, apoyó la propuesta del presidente estadounidense, Joe Biden, de aumentar impuestos a la renta corporativa para financiar un plan de infraestructura.

Algunos días después de que el mandatario estadounidense se quejara de que Amazon no paga impuestos sobre las ganancias, Bezos señaló: “Apoyamos un alza del impuesto sobre (la renta de) las empresas”.

El comunicado difundido por Amazon comenzó por un claro respaldo al plan de infraestructura de dos billones de dólares que incluye mejoras en transporte, carreteras y reparación de unos 10.000 puentes en Estados Unidos.

“Reconocemos que esta inversión requerirá concesiones de todas las partes, tanto en los detalles de lo que se incluye como en la forma de pagarlo”, indicó Bezos. “Somos partidarios de una subida del tipo del impuesto de sociedades”, añadió.

Bezos también mencionó el clima político, ya que los republicanos de la oposición aún no han dado señales de apoyo a la propuesta: “Esperamos que el Congreso y la administración se unan para encontrar la solución correcta y equilibrada que mantenga o mejore la competitividad de Estados Unidos”. Según dijo, “es el momento adecuado para trabajar juntos y lograrlo”.

Amazon lleva años siendo el blanco de las críticas que afirman que paga poco o ningún impuesto corporativo. La empresa ha defendido sus políticas, afirmando que sus inversiones compensan los impuestos tal y como prevé el código fiscal.

Biden propone un programa de infraestructuras de 2 billones de dólares financiado en parte por el aumento del tipo impositivo de las empresas del 21% al 28%, y por la represión del uso de los paraísos fiscales.

amazon

El mes pasado, el presidente citó un estudio de 2019 que mostraba que 91 empresas de la lista Fortune 500, “las más grandes del mundo, incluida Amazon… no pagan ni un centavo de impuesto federal sobre la renta”, y añadió: “Eso es simplemente no está bien”.

El espaldarazo de Bezos a la propuesta de la Casa Blanca se produce después de que la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, haya insistido en la oportunidad de aprobar un impuesto mínimo a nivel global para las empresas, de forma que se evite la “carrera” a la baja que existe actualmente.

En este sentido, el Fondo Monetario Internacional (FMI) se mosró a favor de la posibilidad de establecer un impuesto mínimo a nivel global para gravar los beneficios de las corporaciones, mientras que desde la Comisión Europea se confía en que las declaraciones de Yellen faciliten que se alcance un acuerdo este verano al respecto en el seno de la OCDE.

(Con información de AFP y Europa Press)

Conecta con Enfoque Now en todas nuestras Redes Sociales:

Encuentra más notas sobre los cheques de estímulos aquí: NEGOCIOS

Mundo

El Tesoro de EEUU preocupado por impacto del coronavirus en la economía mundial

Los ministros de Finanzas del G20 ya advirtieron mediante un comunicado sobre los “riesgos” que pesan sobre la recuperación de la economía mundial debido a las nuevas cepas

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, afirmó este domingo que estaba “muy preocupada” por el riesgo que pueden representar las nuevas variantes del coronavirus para la recuperación económica global.

“Estamos muy preocupados por la variante Delta y por otras variantes que pudieran surgir y amenazar la reactivación” económica, dijo la Secretaria del Tesoro en conferencia de prensa tras la cumbre del G20 de Finanzas en Venecia (noreste de Italia)

“Tenemos una economía global conectada, lo que ocurre en una parte del mundo afecta a todos los demás países” comentó Yellen.

“Las variantes representan una amenaza para todo el mundo” insistió la funcionaria. Instó a “trabajar juntos para acelerar el proceso de vacunación y llegar al objetivo de vacunar al 70% de la población mundial el año próximo”.

El sábado, los ministros de Finanzas del G20 ya advirtieron en su comunicado final sobre los “riesgos” que pesan sobre la recuperación de la economía mundial debido a la “propagación de nuevas variantes de covid-19 y el diferente ritmo de vacunación”.

La muy contagiosa variante Delta provoca brotes epidémicos en Asia y África y aumenta el número de casos en Europa y Estados Unidos.

REUNIÓN DEL G20

El encuentro del G-20 en la ciudad italiana de Venecia fue la primera reunión cara a cara de los ministros desde el inicio de la pandemia. Las decisiones incluyen la aprobación de nuevas reglas destinadas a evitar que las multinacionales transfieran ganancias a paraísos de impuestos bajos.

Eso allana el camino para que los líderes del G-20 finalicen una nueva tasa impositiva corporativa mínima global del 15% en una cumbre de Roma en octubre, una medida que podría recuperar cientos de miles de millones de dólares para las arcas públicas tensionadas por la crisis del COVID-19.

Un comunicado final afirmó que la perspectiva económica mundial había mejorado desde las conversaciones del G-20 en abril gracias al lanzamiento de vacunas y paquetes de apoyo económico, pero reconoció su fragilidad frente a variantes como Delta.

“La recuperación se caracteriza por grandes divergencias entre los países y dentro de ellos y permanece expuesta a riesgos a la baja, en particular la propagación de nuevas variantes del virus COVID-19 y diferentes ritmos de vacunación”.

Si bien las naciones del G-20 prometieron utilizar todas las herramientas políticas para combatir el COVID-19, los anfitriones sostuvieron que también había un acuerdo para evitar imponer nuevas restricciones a las personas.

El comunicado, si bien enfatiza el apoyo al “reparto mundial equitativo” de vacunas, no propuso medidas concretas, sólo reconoce una recomendación de 50.000 millones de dólares en financiación de nuevas inoculaciones por parte del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Mundial del Comercio.

Los miembros del G-20 representan más del 80% del producto interno bruto mundial, el 75% del comercio mundial y el 60% de la población del planeta, incluidas las grandes economías de Estados Unidos, Japón, Gran Bretaña, Francia, Alemania e India.

(Con información de AFP y Reuters)

Sigue leyendo

Mundo

Jeff Bezos deja de ser CEO de Amazon

El fundador del gigante del comercio online ya no será el CEO de la compañía. Se dedicará a la carrera espacial y la filantropía, entre otras actividades

bezos

Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, emprende una nueva etapa de su carrera tras haber creado, a partir de una modesta librería en línea, una de las empresas más pujantes del planeta: Amazon.

A los 57 años, el hombre de negocios dejará el lunes su cargo de director general a Andy Jassy para dedicarse a otros proyectos, comenzando por un viaje al espacio el 20 de julio.

Mantendrá un rol clave en la empresa que fundó hace 27 años y se mantendrá como presidente ejecutivo de su consejo de administración.

Si bien ha sido celebrado por las múltiples innovaciones que cambiaron completamente sectores económicos enteros, también ha sido vilipendiado por ciertas prácticas comerciales con tendencia a deshacerse de la competencia.

Se trate de venta de libros, de informática o de entregas a domicilio, “Bezos es un líder que promueve el cambio”, afirma Darrell West, del centro de innovación tecnológica de Brookings Institution.

Ha impulsado numerosos servicios que la gente tiene ya incorporados, como hacer compras en línea, pedir cualquier cosa y que se la entreguen al día siguiente”, destaca.

Lanzada desde el garaje de BezosAmazon tiene hoy un valor de más de 1,7 billones de dólares en Bolsa y sus ingresos fueron de 386.000 millones en 2020. Es un grupo tentacular, que va del comercio en línea a la informática en la nube, pasando por la inteligencia artificial y la producción de películas.

jeff bezos

Instinto

Bezos “tiene el instinto para dar con aquello que va a funcionar”, estima Roger Kay, analista de Endpoint Technologies Associates.

La empresa ha superado a sus rivales al decidir durante los primeros años “reinvertir todas las ganancias en su crecimiento”, recuerda Kay. Una estrategia que puede haber dejado perplejos a los inversores pero que ahora “parece completamente lógica”, destaca.

Para Bob O’Donnell de Technalysis ResearchBezos “no fue el primero o el único” en la ola del comercio en línea “pero lo comprendió y ha trabajado para mejorarlo”.

El jefe de Amazon principalmente ha “comprendido la necesidad de construir las infraestructuras”, con su vasta red de camiones, depósitos o aviones, destaca O’Donnell. “Muchas otras empresas no se dedicaron a invertir dinero en ese trabajo ingrato tras bastidores”.

También hizo suya la suerte de su empresa: incluso tras haber cedido a su exesposa una parte de sus acciones en Amazon tras su divorcio, Bezos tiene actualmente unos 200.000 millones de dólares, según la revista Forbes.

Deja la gestión diaria de su empresa para pasar más tiempo dedicado a sus otros proyectos, como la sociedad Blue Origin -que hará su primer vuelo de turismo espacial el 20 de julio con Bezos a bordo. El hombre de negocios también es dueño del diario The Washington Post y ha dicho que quiere dedicar tiempo y dinero a la lucha contra el cambio climático.

¿Víctima de su éxito?

Se va en un momento en que Amazon, que emplea a más de 800.000 personas en Estados Unidos tras haber visto a su actividad despegar aún más durante la pandemia, enfrenta numerosas críticas de parte de los defensores de los trabajadores y los reguladores.

En su última carta anual a los accionistas en abril, y tras conocerse un intento de sindicalización en un depósito del grupo en AlabamaBezos reconoció que la empresa debía mejorar para sus empleados y prometió que Amazon se convertiría en “el mejor empleador de la Tierra”.

Pero inquietos por la influencia creciente de los gigantes de la tecnología en sectores enormes de la economía, los reguladores estudian medidas que podrían llevar a desmantelar parcialmente Amazon.

Pero aún si el grupo debe dividirse en varias entidades, cada una de ellas “prosperaría en su propio mercado”, predice. “Puedo imaginar fácilmente un escenario en el que la suma de esas entidades se muestre superior al conjunto unificado. Los accionistas no deben sufrir”.

(Con información de AFP).-

Sigue leyendo
Advertisement
Advertisement
TAMPA WEATHER
Advertisement
Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Tendencias