Connect with us

Ciencia

Estados Unidos VOLVÍO oficialmente al ACUERDO CLIMÁTICO DE PARÍS

Así lo confirmó el presidente Joe Biden. “Ya no podemos retrasar ni hacer lo mínimo para abordar el cambio climático”, expresó

Estados Unidos regresó oficialmente este viernes al Acuerdo de París, con la promesa del gobierno del presidente Joe Biden de hacer de la lucha contra el cambio climático una prioridad máxima.

Un mes después de que Biden asumiera el cargo, Estados Unidos -primera economía del mundo y segundo mayor emisor de carbono- volvió a ser parte del pacto global de 2015 para enfrentar el peligroso aumento de las temperaturas del planeta.

Este reingreso significa que el Acuerdo de París nuevamente incluye prácticamente a todos los países del mundo, después de que el predecesor de Biden, Donald Trump, abandonara el convenio argumentado que era injusto con el país norteamericano.

En un discurso ante la Conferencia de Seguridad de Múnich, Biden pidió a los países europeos que redoblen sus compromisos para combatir el cambio climático. “Ya no podemos retrasar ni hacer lo mínimo para abordar el cambio climático”, dijo. “Esta es una crisis existencial global. Todos sufriremos las consecuencias”.

El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo en un comunicado que “el cambio climático y la diplomacia científica nunca podrán volver a ser ‘agregados’ en nuestras discusiones de política exterior”.

Una copia del Acuerdo de París durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) en Madrid, España, el 13 de diciembre de 2019.

“Abordar las amenazas reales del cambio climático y escuchar a nuestros científicos está en el centro de nuestras prioridades de política nacional y exterior. Es vital en nuestras discusiones sobre seguridad nacional, migración, en esfuerzos internacionales de salud y en nuestras negociaciones comerciales y de diplomacia económica”, añadió.

En un elogio al Acuerdo de París, negociado por el expresidente Barack Obama, Blinken dijo que la diplomacia climática será crucial en el futuro. “El Acuerdo de París es un marco sin precedentes para la acción global”, señaló Blinken en un comunicado. “Lo sabemos porque ayudamos a diseñarlo y hacerlo realidad. Su propósito es simple y amplio: ayudarnos a todos a evitar el calentamiento catastrófico del planeta y desarrollar la resiliencia en todo el mundo a los impactos del cambio climático que ya estamos viendo”, agregó.

Biden tiene prevista una cumbre climática para el 22 de abril, que coincidirá con el Día de la Tierra. John Kerry, exsecretario de Estado y ahora enviado climático de Estados Unidos, pidió al mundo que aumentara sus ambiciones en las conversaciones sobre el clima de la ONU que tendrá lugar en Glasgow en noviembre.

El compromiso de Biden es hacer que el sector energético de Estados Unidos esté libre de polución para 2035 y pasar a una economía de emisiones cero para 2050.

Trump, un aliado de la industria de los combustibles fósiles, había argumentado que el Acuerdo de París era injusto para Estados Unidos.

No obstante, más allá de las ambiciones expresadas por los distintos países, los objetivos de este pacto son esencialmente no vinculantes, y cada nación redacta sus propias medidas, un punto en el que insistieron Obama y Kerry, conscientes de la oposición política que enfrentaban en Estados Unidos.

El enviado de los Estados Unidos para combatir el cambio climático, John Kerry.

El Acuerdo de París tiene como objetivo limitar los aumentos de la temperatura global a 2º Celsius por encima de los niveles preindustriales y continuar el esfuerzo para bajarlo a 1,5 ºC.

El impulso político en torno al tema ha ido creciendo en medio de señales de que el cambio climático ya se está cobrando un precio importante. Un estudio reciente halló que 480.000 personas han muerto en lo que va de siglo en desastres naturales relacionados con climas extremos, cada vez más frecuentes por los efectos del cambio climático.

Ciencia

Exigirán que todas las personas estén vacunadas contra el COVID-19 para ingresar a EEUU

El gobierno de Biden está desarrollando un plan para exigir a casi todos los visitantes extranjeros que estén inmunizados. La iniciativa es parte del eventual levantamiento de las restricciones de viaje que impiden a gran parte del mundo entrar a ese país

biden vacuna

El gobierno del presidente Joe Biden en Estados Unidos está elaborando un plan para exigir a casi todos los visitantes extranjeros a Estados Unidos la vacunación completa contra el COVID-19, como parte del eventual levantamiento de las restricciones a los viajes, dijo el miércoles un funcionario de la Casa Blanca a la agencia Reuters.

La Casa Blanca no está preparada para levantar inmediatamente las limitaciones a los viajes debido al aumento de casos de COVID-19, dijo el funcionario. El gobierno de Biden tiene grupos de trabajo entre instituciones trabajando “con el fin de tener un nuevo sistema listo para cuando podamos reabrir los viajes”, dijo el funcionario.

“Un enfoque gradual que con el tiempo significará, con excepciones limitadas, que los extranjeros que viajen a Estados Unidos (de todos los países) tienen que estar completamente vacunados”, agregó.

biden vacuna

El mes pasado, Reuters informó que la Casa Blanca estaba considerando exigir que los visitantes extranjeros se vacunen como parte de las discusiones sobre cómo relajar las restricciones de viaje.

El funcionario agregó que “los grupos de trabajo están desarrollando una política y un proceso de planificación para estar preparados para cuando sea el momento adecuado para la transición a este nuevo sistema”.

La Casa Blanca ha mantenido conversaciones con aerolíneas y otros sobre cómo implementaría una política de exigir vacunas para los visitantes extranjeros. Hay otras preguntas que el gobierno debe responder, incluida qué prueba aceptaría de la vacunación y si Estados Unidos admitiría las vacunas que algunos países están usando pero que aún no han sido autorizadas por los reguladores estadounidenses.

Hace pocos días, la administración de Biden había confirmado que en el corto plazo va a mantener las restricciones vigentes en la actualidad para los viajes internacionales a pesar de la presión de la Unión Europea (UE), cuando los casos de la variante Delta del coronavirus aumentan en el país y en todo el mundo.

biden vacuna

“Vamos a mantener las restricciones existentes”, dijo el lunes a periodistas la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. “La variante Delta, más contagiosa, se está extendiendo tanto aquí como en el extranjero”, declaró. Agregó que es probable que la tendencia del aumento de casos continúe “en las próximas semanas”, y reiteró que afecta principalmente a personas no vacunadas.

En sus últimas advertencias, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron evitar viajar a España Portugal, dos destinos populares para los turistas estadounidenses, debido al aumento de casos de COVID-19.

Estados Unidos emitió la misma recomendación para Chipre una semana después de hacer lo propio con los viajes a Gran Bretaña, el principal destino internacional para los estadounidenses después de México Canadá en 2019.

Al ser consultada sobre cómo ayudarían las restricciones de viaje, Psaki sostuvo que “la variante dominante en Estados Unidos” es la Delta, por lo no cree que “tener más personas que tengan la variante Delta sea el paso correcto”.

Estados Unidos ha restringido los viajes desde la UE, Gran Bretaña, China e Irán desde hace más de un año debido a la pandemia, y luego agregó otros países, incluidos Brasil India.

En junio, la Unión Europea se abrió a los viajeros de Estados Unidos, exigiendo generalmente certificado de vacunación o pruebas negativas al virus, bajo la presión de naciones dependientes del turismo como GreciaEspaña Italia, que temían otro año problemático.

Estados Unidos hace excepciones generalizadas, incluyendo a estudiantesacadémicosperiodistas empresarios, pero los líderes europeos se han quejado de que las regulaciones incomodan a la gente común y obstaculizan el comercio transatlántico.

(Con información de Reuters)

Conecta con Enfoque Now en todas nuestras Redes Sociales:

Encuentra más notas como esta aquí: MUNDO

Sigue leyendo

Ciencia

Pfizer y tercera dosis de su vacuna que aumenta la protección contra la variante Delta

La farmacéutica estadounidense dijo que podría solicitar una autorización de uso de emergencia para una posible inyección de refuerzo a partir de agosto

tercera dosis

Una tercera dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech contra el covid-19 puede impulsar “fuertemente” la protección contra la variante Delta del coronavirus, según sugieren nuevos datos publicados el mirércoles por la farmacéutica, que también anunció que podría solicitar una autorización de uso de emergencia para una inyección de refuerzo a partir de agosto.

Los datos publicados en línea sugieren que los niveles de anticuerpos contra la variante Delta en personas de 18 a 55 años que reciben una tercera dosis de vacuna son más de cinco veces mayores que después de una vacuna segunda dosis.

Entre las personas de 65 a 85 años, los datos de Pfizer sugieren que los niveles de anticuerpos contra la variante Delta después de recibir una tercera dosis de vacuna son 11 veces mayores que después de una segunda dosis.

Existe un “potencial estimado para un aumento de hasta 100 veces en la neutralización de Delta después de la dosis tres en comparación con la anterior a la dosis tres”, escribieron los investigadores de Pfizer.

Los datos también muestran que los niveles de anticuerpos son mucho más altos después de una tercera dosis que una segunda dosis contra la variante original del coronavirus y la variante Beta, identificadas por primera vez en Sudáfrica.

tercera dosis

Los datos aún no han sido revisados por pares ni publicados en revistas científicas.

La compañía también dijo que podría solicitar una autorización de uso de emergencia para una posible dosis de refuerzo a partir de agosto.

Hasta ahora, los funcionarios de salud de Estados Unidos no han respaldado una tercera vacuna para la población en general, pero las autoridades están estudiando la necesidad de una tercera vacuna en personas inmunodeprimidas.

Pfizer también dijo que planea probar una nueva versión de la vacuna para atacar la variante Delta del virus de rápida propagación en agosto, con el primer lote ya fabricado.

Estados Unidos compró 200 millones de dosis más de la vacuna Pfizer/BioNTech la semana pasada para ayudar con la vacunación pediátrica, así como posibles inyecciones de refuerzo, si es necesario.

Aumentan los ingresos

Los datos sobre la tercera dosis se conocen cuando la compañía anunció que espera ingresar este año 33.500 millones de dólares por la venta de 2.100 millones de dosis de vacunas anti-covid en todo el mundo.

Esta cifra está muy por encima de los 26.000 millones de dólares que la empresa dijo en mayo que iba a ingresar este ejercicio. Pfizer también elevó sus perspectivas de ventas y beneficios anuales.

El pronóstico de aumento de ventas de la vacuna se basa en acuerdos firmados, y la compañía podría aumentarlo si firma contratos adicionales.

La farmacéutica obtuvo una ventaja en diciembre con la primera autorización de emergencia en Estados Unidos de una vacuna COVID-19, y desde entonces se ha adelantado a sus rivales que se han enfrentado a obstáculos de fabricación.

Conecta con Enfoque Now en todas nuestras Redes Sociales:

Encuentra más notas como esta aquí: MUNDO

Sigue leyendo
Advertisement
Advertisement
TAMPA WEATHER
Advertisement
Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Tendencias