Connect with us

Mundo

El adolescente con parálisis cerebral que sueña con ser astrónomo y necesita recaudar 15 millones de pesos para poder operarse

Néstor Fabián tiene 17 años, es correntino y desde que nació pasó por distintas intervenciones para mejorar su calidad de vida. Para caminar se acompaña de un andador, pero necesita mayor autonomía para ir a la universidad. Por eso, lanzaron una colecta solidaria para reunir el dinero para pagar la intervención

El sueño de Néstor Fabián Meza es estudiar astronomía. Adora observar los cuerpos celestes del universo; mirar las estrellas, buscar satélites entrecerrando los ojos y sabe que puede hacerlo, pese a haber nacido con parálisis cerebral, lo que desde muy pequeño lo hizo entrar varias veces al quirófano.

Tiene 17 años, nació en un paraje de la ciudad de Goya. Corrientes, el 21 de febrero de 2007, pero ahora vive con sus padres en Santa Lucía, una localidad de la provincia, y a pocas cuadras de su escuela. Su mayor anhelo hoy es operarse para “poder mejorar su calidad de vida, manejarse de una manera más autónoma y poder seguir estudiando”, cuentan desde Nuestros Pie ⁣⁣Izquierdo, un espacio virtual de servicios para personas con discapacidades, donde difunden la campaña mediante la cual juntan dinero para solventar una intervención en su pierna derecha.

“Es una cirugía neuro ortopédica que consiste en la flexión de ambas rodillas y desrotación de ambos pies”, cuenta María del Carmen Montenegro, docente del colegio donde el chico terminó la primaria. La maestra a cargo de la campaña solidaria que busca recaudar unos 15 millones de pesos para solventar los gastos de la cirugía y los de la recuperación. Hasta el momento, llevan recaudado más de 2 millones.

La mujer, que habla en nombre de la familia, lo describe: “Es un chico que no mira televisión, ni juega con el celular. Sólo le gusta leer sobre sus deportes favoritos (como el fútbol y el automovilismo), pero sobre todo lo que le encanta es la astronomía. De hecho esa es la carrera que querría poder estudiar”.

El sueño de autonomía

“Ahora,
que vive en la ciudad, Néstor tiene Internet y el colegio a pocas cuadras de su
casa”, cuenta María del Carmen, quien se involucró con las necesidades del niño
apenas lo conoció. “Aunque no fui su docente, lo veía todos los días al
ingresar a la escuela con su andador, siempre acompañado de su mamá Dora, quién
nunca lo abandonó… Lo veía en el patio caminando entre sus compañeros”,
recuerda.

El tiempo
pasó y por unos años la docente le había perdido el rastro. “No lo volví a ver
hasta que, luego de la pandemia, durante una tarde su papá se presentó en mi
casa pidiéndome que lo ayude porque Néstor quería retomar las clases y él no
tenía cómo transportarlo hasta el lugar. En ese momento, vivían alejados del
casco urbano, aproximadamente a unos 5 kilómetros, en el Paraje La Bolsa”,
rememora.

No los
hizo esperar e inmediatamente, al otro día les comentó a las demás docentes la
situación del chico y se organizaron para ayudarlo de la misma manera en que ya
lo hacían con otros estudiantes.

“¡Desde
ese momento, no lo abandonamos nunca más!”
, asegura y regresa a aquellos días en los que las
cosas no les resultaban fáciles.

“Una de
las dificultades con la que nos encontrábamos era que el camino era
prácticamente intransitable. Además, en el paraje no tenían señal para que él
pudiera estudiar y realizar sus trabajos en la computadora que utiliza. Debido
a estos inconvenientes fue que decidimos alquilarles un departamento en nuestra
ciudad, Santa Lucía, para que pudiera tener habitaciones para estudiar”.

Pese a todo
el esfuerzo, el tiempo sin conectividad hizo que Néstor se atrasara en sus
estudios y perdió el año completo. Pese a eso, no bajó los brazos y siguió.
Además, su nueva meta era poder caminar sin la ayuda del andador.

“Este año
nos propusimos ayudarlo para su cirugía, ya que es lo que más desea y quiere
antes de terminar el secundario, lo que será el año que viene. Su deseo de
operarse surge porque quiere seguir estudiando, ir a la universidad. Para eso
quiere poder caminar de manera más independiente”, cuenta la docente.

La campaña solidaria

La fundación “Dar la mano” es la que encabeza la campaña, liderada por María
del Carmen. Mientras esperan una fecha para la cirugía que necesita, la docente
cuenta que comenzaron con la iniciativa solidaria hace poco tiempo y explica
que la intervención es “muy compleja” porque en la pierna derecha, el chico
“tiene muy afectado el tobillo y la rodilla”.

Al nacer, los médicos le diagnosticaron parálisis cerebral que desde
entonces le afecta su motricidad tanto para caminar como en las manos y también
el habla, pero nada de eso le impidió escolarizarse y aprender a la par de sus
compañeros. Además, es un lector voraz.

La primaria la cursó en la Escuela 75, de Goya, y “siempre tuvo
muchísima voluntad y fue excelente alumno
 y, por supuesto, quiso
seguir estudiando”, destaca la maestra y ya amiga de la familia Meza, quien la
autorizó para hablar en nombre de ellos y contar la situación del estudiante.

Con el gran deseo de ir a la universidad es que hoy el joven ve a su andador
como un impedimento y sabiendo que aún le queda el resto de este año y el
próximo para poder lograr un poco de autonomía es que pidió operarse. “Sabiendo
que es su sueño, desde la fundación estamos todos muy comprometidos para
ayudarlo y, gracias a Dios, está dando buenos resultados”, dice y confía en que
llegarán a reunir todo el dinero aunque la cifra varió desde la primera
consulta hasta la que tuvieron hace unos días.

“En marzo, cuando habíamos hablado con el médico y pedido un estimativo para
poder arrancar con la campaña, nos habían dicho que el costo era de
aproximadamente $ 10 millones y que con eso se cubría la anestesista, los
honorarios del médico, los días de internación y la compra del material. Con
esa cifra arrancamos la campaña y ya estábamos contando el dinero, recaudado
para saber cuánto faltaba juntar porque la campaña iba bastante bien y que
queríamos saber la realidad de lo que restaba. Volvimos y, por los incrementos,
se fue a $ 12.500.000 y a eso había que sumarle los impuestos, el tratamiento
post operatorio, los tres días de internación y el alquiler del lugar donde
viva la familia mientras se recupera”, detalla sobre la cifra que sumando los
gastos posteriores puede superar los 15 millones.

Lo recaudado hasta el momento, por la app de billetera virtual, fue
transferido a la cuenta del Banco Nación de la fundación desde la que,
finalmente, se cubrirán los gastos del sanatorio correntino. Cuando se entregue
un porcentaje del valor de la operación se fijará la fecha, y se sabrá con
exactitud el valor final.

*Quienes deseen colaborar, puede hacerlo al alias Nestor.100.mp o
comunicarse con la fundación a la cuenta de Instagram @darlamano23

Enfoque Now es una plataforma digital dedicada a conectar e informar a la comunidad latina acerca de los acontecimientos que suceden a nivel local e internacional.

Sigue leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement